miércoles, 9 de enero de 2019

LA OBSTINACIÓN, EL ENEMIGO OCULTO EN NUESTRO CORAZÓN


Mis queridos hermanos y amigos,
Como dijera en una ocasión el dramaturgo alemán August von Kotzebue: “La tenacidad es confundida frecuentemente con la obstinación”.

     Si reflexionamos en la cita del dramaturgo alemán, y nos cuestionáramos sobre la forma como actuamos, ¿cómo nos catalogaríamos?...Consistentes firmes, perseverantes, o simplemente, tercos, testarudos, empecinados...

     La palabra obstinación tiene siglos de existencia. De hecho, deriva del griego “autádeis”, que significa: “alguien que hace lo que quiere” o que “se sale con la suya”. Algunas traducciones en las que ha derivado son: terco, arrogante, insistente, soberbio, presuntuoso, testarudo, escarnecedor y altivo. Por su parte, el Diccionario de la Real Academia Española, define la obstinación como: “La actitud del que se mantiene en sus ideas, opiniones o deseos aún en contra de razones convincentes”.

  
Terquedad
  
Ser obstinado es: “ser terco”, aún a pesar de tener en contra todas las posibilidades de obtener lo que desea. ¿Cuántas penas, desagravios y extravíos han sido producto de nuestra actitud obstinada?- De que, a pesar de tener todas las probabilidades en contra, nos empecinamos en mantener, alimentar un ideal, una actitud y un comportamiento obstinado creyendo en nuestra lógica absurda que, tendremos resultados distintos a los que ya hemos obtenido manteniendo la misma línea de acción. Como dijera Albert Einstein: “Desquiciado es aquel que piensa que va a obtener resultados distintos haciendo exactamente lo mismo una y otra vez”. Esta actitud, no significa en lo absoluto, ser “tenaz” hasta lograr cambiar u obtener resultados distintos; significa ser un “absurdo” ante lo que no tiene sentido objetivo y realista.
     Una persona que se aferra a un ideal o a un modo de ser sin importarle ni tomar en cuenta la influencia de factores o agentes externos que puedan persuadirlo para desistir de ese ideal, es una persona obstinada que camina en alfombras de “necedad”. Es un individuo caprichoso y al ser así, no aceptará ningún otro punto de vista que no se apegue a sus principios. El obstinado muchas veces practica la “egolatría”.
¡Todos los necios son obstinados y todos los obstinados son necios! (Baltasar Gracián).

     Es importante recalcar que si bien, hay momentos en la vida en los cuales se debe tener firmeza, no se debe caer en el punto máximo de obstinación, para evitar que nos afecte a nivel personal, social y laboral. Ante todo, la persona obstinada debe cuidar su lado ético, moral y espiritual, es decir, que no puede perder la humildad y mantenerse flexible ante la adversidad.

     En las Sagradas Escrituras encontramos muchos ejemplos de “obstinación”, entre ellos: “La obstinación del Rey Saúl, la del profeta Jonás, la obstinada actitud del pueblo hebreo y la terquedad del faraón egipcio”... Ejemplos de “rebeldía” y “necedad” en aceptar los designios divinos.

     En la Biblia leemos: Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos e idolatría la obstinación”. 1Samuel 15:23.

    Fue la obstinación de Saúl la causa por la que Dios lo desechara y depusiera como Rey de Israel. Fue la obstinación de Jonás en desobedecer la voluntad de Dios huyendo para no cumplir sus obligaciones, la causa por la que el profeta sucumbió a las profundidades del vientre de un gran cetáceo por tres días y tres noches. Fue la obstinación de un pueblo de dura cerviz lo que provocó el enojo de Dios, y fue la obstinación desafiante del faraón lo que causó su destrucción. El Rey Saúl, recibió de parte de Dios, oportunidades para cambiar su modo de pensar, pero por el contrario, se enfrascó en su poder desafiando así la voluntad del Altísimo. Jonás, por el contrario, aún a pesar de su rebeldía y falta de comprensión, ante lo que consideraba inaceptable, dejó a un lado su necedad y su obstinada actitud para acudir al llamado y ser obediente. Mientras el pueblo de Israel se salvó de ser consumido por la ira de Dios, más caminó por 40 años en el desierto debido a su rebeldía contra el Altísimo. Pero el faraón sufrió el castigo capital por su actitud desafiante y rebelde.

     Muchas veces, nuestra obstinación no solo radica en una idea o un propósito, también en un vicio, en nuestra manera de querer hacer las cosas sin importarnos las consecuencias negativas que pudiéramos acarrear en los demás; entrando en el oscuro y lúgubre laberinto del egoísmo.

    
Aunque muchos consideran que ser “obstinado” es una virtud positiva, esa creencia está muy lejos de la realidad, ya que existirán factores, tanto internos como externos que impedirán ver los frutos que deseamos a pesar de nuestro esfuerzo y perseverancia. Al final del camino, y cuando abatidos por el desánimo de lo inalcanzable; cuando hablando con nuestro interior a solas, cuando sólo nos acompaña el quebrantamiento de espíritu, nos damos cuenta que nuestra obstinaciones, nuestros sueños utópicos nunca dejaron de ser quimeras en un mundo imaginario muy distante a la realidad objetiva.

     El Señor nos manda a ser: Condescendientes, dóciles, flexibles; atributos y actitudes que son diametralmente opuestas a ser: Tercos, necios y testarudos. Nos manda a ser mansos y humildes. A que imitemos su carácter; pero obstinadamente mantenemos nuestro camino de perdición rechazando el plan de salvación que nos ofrece y desobedeciendo con rebeldía y orgullo sus mandamientos. Por lo que el apóstol Pablo advierte: Pero por tu obstinación y por tu corazón empedernido sigues acumulando castigo contra ti mismo para el día de la ira, cuando Dios revelará su justo juicio.” (Romanos 2:5)

¡Dios los bendiga rica y abundantemente!

Frank Zorrilla


miércoles, 2 de enero de 2019

“UNA NUEVA RESOLUCIÓN PARA NUESTRAS VIDAS”


Mis queridos amigos y hermanos,


Resoluciones del Nuevo Año
     A principio de cada año que comienza, la mayoría de la gente suele trazarse metas. Nuevas resoluciones son enmarcadas en sus agendas anuales con la finalidad de lograr diversos propósitos en sus vidas, o al menos para intentarlo; ya sea: bajar de peso, emprender un negocio, una nueva carrera, etc. Es como iniciar un nuevo ciclo en sus vidas tomando como línea de partida el nuevo periodo de meses repetitivos del almanaque, pero con un año distinto.
     Muchas personas, ya sea por capricho, superstición o por pura dejadez, dejan pasar los últimos meses y días del año que termina y esperan hasta el nuevo año para iniciar los cambios que consideran esenciales para lograr los propósitos ya mencionados.
      Si nos detuviéramos a reflexionar por un momento e hiciéramos un análisis profundo, nos daríamos cuenta que en nuestra percepción de la realidad sólo cuenta la parte externa objetiva. Nos enfocamos sólo en lo que concierne a la relación “ente-sociedad”. Es decir: al estado de conciencia objetiva medida en una escala de valores proporcional al nivel de aceptación personal influenciada por las personas que forman nuestro entorno.
     Inevitablemente, ya sea que esperemos un nuevo año o no, nos veremos en la necesidad de producir cambios en nuestras vidas para poder afrontar situaciones de diversas índoles. Muchas veces, esos cambios son mandatorios para la subsistencia; ya que en condiciones extremas, significaría la elección entre la estadía y la extinción.
      Ahora bien, ¿Cómo podemos cambiar para bien propio y de los demás?-  Como es de conocimiento general, somos parte de la gran creación de Dios, y pertenecemos al gran conjunto universal” que representa la humanidad del planeta; aunque desligados uno de otro como: “elementos o conjuntos unitarios”, produciéndose interrelación entre elementos, sólo en ciertas intersecciones. Puntos en común que se hacen más y más pequeños a medida que aumenta nuestro egocentrismo y falta de tolerancia.
     Desafortunadamente, todos los seres humanos estamos expuestos a ser arrastrados por estados de ánimo que menguan la unificación entre conjuntos unitarios; y como resultado, la destrucción de la gran red energética que nos une. Nos dispersamos por la influencia que genera la individualidad propagada como fractal en el medio ambiente social. Olvidamos que para realizarnos como personas individuales racionales, necesitamos interactuar con el mundo racional que conforma nuestro entorno. La óptica individualista sólo sirve de estorbo para esos propósitos. Porque, ¡sin la existencia de los demás, la capacidad racional no tiene sentido!
Hormigas trabajando colectivamente
     El apóstol Pablo en su carta a los moradores de Corintios con tono enfático exhortó: “El cuerpo no es un solo miembro, sino muchos. Más ahora Dios ha colocado los miembros cada uno de ellos en el cuerpo, como él quiso. Porque si todos fueran un solo miembro, ¿dónde estaría el cuerpo? Pero Dios ordenó el cuerpo, dando más abundante honor al que le faltaba, para que los miembros todos se preocupen los unos por los otros. De manera que si un miembro padece, todos los miembros se duelen con él, y si un miembro recibe honra, todos los miembros se gocen con él.” (1Corintios 12:14-18-19-22-23-26). Luego, el apóstol hace un análisis semántico para dejar clara su exposición: “Vosotros, pues, sois el cuerpo de Cristo, y miembros cada uno en particular.” (1Corintios 12:27).

     Del análisis que hace el apóstol sobre la individualidad del cuerpo, podemos inferir que el mensaje es claro y contundente en lo que respecta al “conjunto universal” que representa la humanidad. Y nos sugiere la adopción de un camino de excelencia espiritual a través de la inclusión de cada elemento unitario representado por cada ser humano usando como artificio el inmensurable amor de Cristo.
      Si en verdad queremos producir cambios que beneficien a todos por igual, debemos olvidar las agendas particulares y adoptar una nueva iniciativa. ¡Una resolución de constante inclusión perfeccionando nuestro carácter al modelo divino de Cristo!
     Esta renovación a la perfección del amor de Dios no requiere esperar un momento específico de inercia. Requiere decisión, entrega y buena voluntad. Se logra haciendo cambios significativos diariamente en nuestro “Yo” interior, y mirando al estandarte que representa la figura que deseamos ser.
     ¿Cómo se puede lograr esa excelencia que habla el apóstol? - Adoptando el carácter perfecto de Cristo. ¿y cuál es ese carácter?- “La Mansedumbre” y la “Humildad”. Dos términos cualitativos que aglomeran intrínsecamente todos los componentes de la fórmula por excelencia para convivir armoniosamente con los demás y al mismo tiempo, pertenecen a la ecuación de perfección espiritual que es la imagen de Dios.
He aquí las variables y sus sinónimos:
· Manso (Tranquilo, quieto, sosegado, reposado, apacible, benigno, manejable)
·  Humilde (Modesto, obediente, sumiso, dócil)
He aquí la formula por excelencia.
¨ Manso + Humilde= Imagen de Cristo
     En resumen, sea nuestra resolución diaria renovarnos a la imagen de Cristo, siguiendo el consejo del apóstol: “Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia; soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto.” (Colosenses 3:12-14).
¡Feliz año 2019!
      
¡La gracia y las bendiciones de Dios sean contigo!
Frank Zorrilla







lunes, 31 de diciembre de 2018

“LA NANOTECNOLOGÍA Y LAS CONSECUENCIAS FUTURAS”


Mis queridos amigos y hermanos,


"Muchos correrán de aquí para allá, y la ciencia se aumentará". (Daniel 12:4). “Y todo esto será principio de dolores”. (Mateo 24:8).  


     Siglo XXI, siglo caracterizado por la fragmentación del tiempo, la era de los materiales semiconductores, la simplicidad matemática reducida a números binarios (0,1), la creatividad del hombre y la pérdida irremediable de la privacidad en todos los niveles concebidos.

     Algunos tecno-entusiastas podrían vociferar orgullosamente que: El avance tecnológico que gozamos hoy, era lo que deseábamos y esperábamos por décadas, por tanto, es meritorio dar un gran aplauso a los hombres de ciencia, a la nanotecnología, a la biogenética y todos sus derivados”. Pero desafortunadamente, detrás de este avance tan significativo de la ciencia; también existe una sombra distópica que opacará y transformará nuestras vidas abruptamente. 

fin de los tiempos
    “Y todo esto será principio de dolores”. Este verso fue una prognosis de los eventos que estamos viviendo en la actualidad; es cómo si esas calamidades vaticinadas hacen miles de años atrás: hambrunas, pestilencias, terremotos, guerras y rumores de guerra, fueran el preámbulo para dar inicio a calamitosas y abrumadoras situaciones de adversidad, como nunca se ha visto desde la creación del hombre.

      No quiero ser alarmista, ni tampoco ser propulsor de teorías conspirativas, pero si analizamos la historia, estaríamos de acuerdo con el astrofísico Martin Rees cuando señala: “Éste es el primer siglo en la historia del mundo en el que el mayor riesgo viene precisamente de la humanidad”... ¿No lo crees?.... ¿Acaso no vivimos con la amenaza latente de una guerra nuclear, producto del desarrollo de la nanotecnología (estudio a nivel molecular y atómico)? ¿del temor de terribles pandemias incubadas en laboratorios, producto de experimentos donde se mezclan la biología y la ingeniería (la biología sintética)?.. A groso modo, la creación de nuevos organismos y la manipulación de estructuras genéticas podrían tener resultados impredecibles e insólitos. 


Inteligencia Artificial
Y ¿Qué podemos decir de la inteligencia artificial?- Sin lugar a dudas, esta es una de las tecnologías que a mi entender, causará grandes estragos; esto, debido a su poder, alcance y uso. Aunque por ahora, la informática es una herramienta poderosa para las diversas infraestructuras que impulsan el desarrollo, como es el caso de: la industria, medicina, la economía, etc. Si no existe un control, puede convertirse en un arma letal con resultados impredecibles. Es tanto así, que existe un temor colectivo entre eclécticos que consideran que su interacción con el mundo exterior puede perjudicar a niveles extremos, cuando su uso es inapropiado.

Drone de espionaje militar
     Un caso muy particular de esa inteligencia artificial son: “Los drones o zánganos electrónicos” dirigidos a control remoto, y cuyo objetivo principal, para uso domestico, es de: rastrear, vigilar o expiar a ciudadanos. En caso de guerra, son artefactos aéreos no tripulados y dotados con arsenal militar para llevar a cabo tareas de reconocimiento y misiones de ataque desde el centro de comando.  


     Precisamente el 29 de Abril del 2013, el Estado de la Florida se convirtió en el primer estado de la Unión Americana que prohíbe el uso de estos artefactos para vigilar a los ciudadanos, a menos que no exista una orden judicial que la autorice. Pero, ¿Qué tan seguro estamos de que no estamos siendo vigilados?

Drone en miniatura 
     Con el patrocinio y financiamiento del gobierno de USA se ha puesto en producción un insecto espía diseñado especialmente para zonas urbanas. Este insecto espía controlable desde un centro de operación, tiene la función de vigilar a personas envueltas en posibles actos de terrorismo o sospechoso de poner en riesgo la seguridad nacional, y/o algún otro tipo de acto considerado ilegal.

     Este pequeño insecto (Drone en miniatura) está equipado para enviar señales de video y de audio a un centro de operación para análisis. Su tamaño es tan pequeño, que le permite aterrizar en usted, tomar muestra de su ADN y al mismo tiempo dejar en su piel, dispositivos de radio frecuencia en miniatura (RFID) o pequeños superconductores nanotecnológicos para un posterior rastreo electrónico. Su manejabilidad le permite entre otras cosas, volar a través de una ventana abierta y una vez dentro de la habitación enviar mensajes de video y audio a un operador; al igual que conectarse a la ropa hasta que lo llevas a casa o a cualquier lugar de reunión. ¡No es pura coincidencia la iniciativa que impulsaron algunos gobernadores en la aprobación con carácter de urgencia del uso de estos micro-drones para fines domésticos, con la excusa de que se trata de un asunto de seguridad nacional!

     Como menciona la Biblia: las hambrunas, terremotos, guerras, y rumores de guerra, sólo serán “principios de dolores”, porque bajo un gobierno universal, la persecución para esos grupos considerados enemigos del estado o infractores de las leyes establecidas, se hará usando precisamente, la creciente tecnología. El uso de dispositivos “RFID” para marcarnos y “drones” para monitoreo y vigilancia.

     Sólo debemos recordar que si estos dispositivos están al conocimiento del público, ¿qué otros dispositivos o tecnología se están desarrollando en secreto?...  Llegará el momento en que delimiten las libertades y se limiten los derechos; llegará el momento en que la doctrina del hombre se impondrá sobre las doctrinas bíblicas; cuando la justicia del hombre dictará las normas a seguir bajo la presunción de una unificación entre iglesia y estado; cuando se impondrán regulaciones estrictas que requerirán obediencia, so pena de ser espiados, perseguidos y encarcelados. ¿Estarán en ese grupo los Cristianos?... ¿Aquellos que “guardan los mandamientos de Dios” y el testimonio de Jesús?

Cristianos perseguidos y asesinados en el Medio Oriente
     La palabra de Dios es enfática: Todos los que quieran vivir piadosamente en Cristo Jesús, padecerán persecución” (2Timoteo 3:12). Más Jesús nos da esperanza: “Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos” (Mateo 5:10). 

¡Dios los bendiga rica y abundantemente!

Frank Zorrilla