Páginas

jueves, 29 de agosto de 2013

"EL CIBERESPACIO, TRAMPA SUTIL PARA LOS INCAUTOS"


Mis queridos amigos y hermanos,

     La era digital ha abierto grandes ventanas en el mundo de la comunicación. Por ende, la interacción entre los seres humanos del planeta se ha incrementado a niveles nunca visto desde los orígenes del hombre. Todo al alcance de un teclado, una caja de procesamiento y una pantalla para exhibir una imagen.

     ¿Quién imaginaría que sólo combinaciones de dígitos (0,1) podríamos manipular y ejecutar poderosos programas y aplicaciones capaces de, y en su perfil positivo, producir grandes, novedosos e innovadores cambios?...En verdad, el desarrollo en el mundo informático es incuestionable. Este aporte científico ha contribuido positivamente al desarrollo de la humanidad como tal, y por lo tanto, es plausible en lo que a esto respecta. Pero, desafortunadamente, existen aspectos muy negativos de este desarrollo que van en detrimento de la misma sociedad a la que quiere servir. Aspectos que se utilizan como herramientas muy poderosas para alimentar y esparcir las bajas pasiones, como: El sexo, los vicios, prejuicios raciales y étnicos; además de fomentar la xenofobia, que como fractal se esparce a través del globo terráqueo trayendo división e intolerancia entre los seres humanos del planeta.

     Si estudiamos las estadísticas que realizan ciertas instituciones respetables y de prestigio, entre ellas NCMEC (Centro Nacional para Menores Desaparecidos y Explotados), JAMA (Movimiento de Jesús Despertar para América), NOP Research Group, UIT (Unión Internacional de Telecomunicaciones) y la ONU (Organización de las Naciones Unidas), quedaríamos asombrados al enterrarnos que las grandes redes cibernéticas son utilizadas en el gran porcentaje de las veces, para satisfacer el morbo, más que para fines didácticos que contribuyan al bienestar común de la sociedad.

     El gran engañador de las naciones conoce el poder que existe en la comunicación global y despliega a sus súbditos en todos los puntos cardinales de los continentes, para corromper, confundir engañar y embaucar a la gran mayoría de la población mundial haciendo uso de la tecnología existente.
 
     El filosofo griego Sócrates, visualizó y puntualizó muy eficazmente la relación existente entre la ignorancia y el conocimiento, cuando dijo: “Sólo existe un bien: el conocimiento, sólo existe un mal: la ignorancia. Pero, sólo es útil el conocimiento que nos ayuda a ser mejores”.

     Para nadie es un secreto que el poder de la información nos convierte en manipuladores sociales de conciencia y extravíos para los ingenuos. Pero también es cierto, que a mayor conocimiento de causa, más acrecentamiento de agravio y de cargas morales y concienciales. Y es precisamente ese contraste de la era digital la que nos incluye a todos por igual y nos convierte en cómplices juiciosos; por lo que nadie puede justificarse o eximirse de culpa.

     ¿Qué significa esto?- Que si a sabiendas del conocimiento de la sana doctrina, nos dejamos persuadir por el gran volumen de errática, nociva y contaminada información que aparece en los medios informáticos de la comunicación moderna, podríamos ser utilizados inadvertidamente para servir como repetidores pasivos para diseminar, permitir, y ampliar el radio de acción de tal información. En tal caso, seríamos culpables por inherencia si lo vemos desde el aspecto de *sumisión patriarcal (me refiero a la sumisión que existe en la relación entre los padres y los hijos). Esto es precisamente lo que sucede cuando abandonamos nuestro deber como mentores de nuestros vástagos, y permitimos que estos, (especialmente los niños y adolescentes) tengan control absoluto del instrumento esencial para entrar en el mundo cibernético. ¿Sabes acaso a qué instrumento me refiero?...Tienes razón, me refiero al Ordenador de datos informáticos o en palabras simples: a la “Computadora”, como usualmente la llamamos. Ese aparato es el “enemigo que duerme dentro de nuestras puertas”, al “gran caballo de Troya” de nuestros tiempos.

     A simple vista, ese aparato electrónico que mencioné, y que tanto ha evolucionado al mundo industrial, no representa ningún peligro; pero bien sabemos que Satanás lo utiliza como medio para manifestarse a través del enlace que se realiza en la interconexión entre equipos individuales o descentralizados. Enlace que técnicamente se conoce como: “Red Mundial Ancha” o por sus siglas en ingles, “WWW”. Una vez esa caja electrónica u Ordenador se conecta al mencionado sistema de redes o al ciberespacio, la persona que manipula el teclado, tiene acceso a un ilimitado banco de información e interacción con cualquier entidad o persona del planeta que tenga otro equipo similar. Información que a diferencia de los programas televisados, carecen de un patrón de aprobación para las diversas audiencias.   

     Una vez conectado a la red, el enlace de comunicación virtual o interacción con el receptor-transmisor (esa otra persona con la que se establece una comunicación), puede ser una persona desconocida cuyas intenciones pueden ser desfavorables o negativas. Es el caso de los numerosos “lobos cibernéticos de la red” (personas adultas que se hacen pasar por niños o adolescentes para llevar a cabo sus malévolos y lóbregos planes de seducción). Estos indeseables pedófilos recorren las redes sociales para hostigar sexualmente a los más vulnerables e indefensos que visitan las redes sociales sin supervisión. También es el caso de los que utilizan esos medios para reclutar adeptos a ciertos grupos antisociales con fines perversos y satánicos.

     Tenemos que hacer eco de las declaraciones del secretario de la ONU, Ban Ki-moon referente al peligro que corren nuestros niños con el uso del Ordenador en las redes sociales. “El mundo virtual ofrece excitante posibilidades para educar a la infancia y ayudar a los niños a convertirse en seres adultos creativos y productivos. Pero tenemos que estar atentos a los peligros que podrían dejar cicatrices indelebles en sus vidas.” En ese mismo sentido recalcó: “Los niños y los jóvenes figuran entre los usuarios más prolíficos del internet y de los aparatos móviles. Y sin la debida protección, sus valiosas vidas corren graves riesgos en el perverso mundo de los ciberdelincuentes y los pedófilos que siempre están a la búsqueda de presas fáciles”.
 
     En este mundo convulsionado en que vivimos debemos ser cautos. El apóstol Juan es enfático al respecto: “Hijitos, ya es el último tiempo; y según vosotros oísteis que el anticristo viene, así ahora han surgido muchos anticristos; por esto conocemos que es el último tiempo. Pero vosotros tenéis la unción del Santo y conoceréis todas las cosas. No he escrito como si ignoraseis la verdad, sino porque la conocéis, y porque ninguna mentira procede de la verdad”. (1Juan2:18-21).
 
     Y por último, un gran consejo del apóstol: “Y ahora hijitos, permaneced en él, para que cuando se manifieste, tengamos confianza para que en su venida no nos alejemos de él avergonzados.” (1Juan 2:28).
 
¡La gracia y las bendiciones de Dios sean con ustedes!
 
 
Frank Zorrilla