Páginas

sábado, 16 de diciembre de 2017

"EL ELIXIR DE LA VIDA"- EL GRAN SECRETO DE LOS ALQUIMISTAS

Mis queridos hermanos y amigos,

     Los estudios arqueológicos demuestran que sin lugar a dudas, muchas civilizaciones antiguas gozaron de un desarrollo colosal. Algunas de ellas, tenían pleno conocimiento y dominio de arquitectura, matemática, astronomía, astrología, agricultura y también, un vasto conocimiento de química. Así lo demuestran los vestigios encontrados a través de los años; además de grandes monumentos que merecen admiración y despiertan la curiosidad de su fabricación. Es el caso de las edificaciones antiguas encontradas en Egipto, India, México, Perú, China y otros lugares en el globo terráqueo. 

     Si nos ponemos a analizar el grado de desarrollo que esas civilizaciones antiguas pudieron alcanzar, no nos queda otra alternativa que preguntar: ¿De dónde adquirieron esas civilizaciones esos conocimientos? Y ¿por qué ese desarrollo se estancó, mermó, hasta el punto de extinguirse?...El legado a nuestra civilización actual se limita a esfinges, monumentos de piedra, tablas de arcilla, y otros vestigios históricos que no arrojan mucha información; por lo que ha obligado al hombre moderno a recurrir a diversas ciencias para tratar de descifrar los misterios que todavía carecen de explicación; pero lastimosamente, aún en nuestros días y a pesar el grado de desarrollo que gozamos, los científicos no terminan de especular o proveer hipótesis. ¡Seguimos lanzando dardos a ciegas!

     No faltan las hipótesis descabelladas y fábulas inventadas de individuos que afirman la participación de extraterrestres en el desarrollo de las civilizaciones antiguas, e inclusive, consideran que existió una despiadada  esclavitud en la raza humana de manos de "Anunakis" (seres descendientes de otro planeta que visitaron laTierra en busca de oro comestible), por lo que los humanos, a medida que pasaron los años, aprendieron la tecnología de estos. Debemos reflexionar que aún a pesar de que algunas pinturas y jeroglíficos antiguos presentan escenas que pueden interpretarse cómo la existencia de deidades o dioses con aspecto no humano (de ahí que algunos piensen que se trató de extraterrestres), no existen suficientes elementos objetivos para afirmar con certeza que fuese así, por tanto, todo se queda a la especulación y a la imaginación. 

     Existe un elemento común en las civilizaciones antiguas, el cual debemos analizar. Es el grado de desarrollo de la “química”, y la aparición de “Alquimistas”, quienes tenían la facultad o la habilidad de convertir cualquier metal en oro. Pero, ¿por qué o para qué la necesidad o importancia de este metal noble? A lo mejor, el interés por el oro, no era tan solo material sino más bien, medicinal y espiritual. Me explico…

     Según algunos documentos antiguos, el interés no era para utilizarlo como simple adorno de artesanía, sino más bien, para consumo humano una vez era convertido en “Polvo blanco”. Es decir, “Oro en estado Monoatómico”. Según algunas leyendas, ese era el condimento esencial en la alimentación de Faraones, príncipes y súbditos de la realeza. Inclusive, existen algunos estudiosos que consideran que la Gran Pirámide de Keops en Giza, no era más que un gran horno de fundición para elaborar y producir “oro monoatómico” para el consumo del Faraón e importantes figuras en la civilización egipcia. Esto debido a que se ha encontrado ese polvo dentro de algunas cámaras o salas de la edificación. 

     Pero, ¿cuáles son las propiedades de ese metal disuelto en polvo? El oro metálico que conocemos lleva asociado veinte o más átomos en cada partícula microscópica, mientras que el “oro monoatómico”, también llamado: “ORMES” (Elementos Monoatómicos Reordenados Orbitalmente) sólo lleva uno o dos átomos asociados. Por lo que el “oro” en ese estado monoatómico,se le atribuyeron en el pasado, poderes divinos y místicos, al igual que elevaba el grado de espiritualidad a los que lo ingerían. Por lo que su consumo, no era para el pueblo en general, sino para una élite muy especial. De ahí que después de ser de conocimiento a nivel general por los alquimistas de la época, se hizo una cacería exterminando a quienes podían propagar tales conocimientos, tanto en Egipto como en otras áreas, evitando así la propagación de la fórmula de la “piedra filosofal”o el “Elixir de los dioses”.
    
     Por lo que se tiene conocimiento, los antiguos alquimistas de China, Israel, India, Egipto y Persia lo llamaron de diversas formas: chi, Maná, el soma o prana, el elixir de la vida, la piedra filosofal, pan blanco y el oro del Rey Salomón. Cada una de esas culturas le dan poderes extraordinarios al “oro en estado monoatómico”, desde conseguir la inmortalidad, llegar a vibrar a una frecuencia sumamente alta, regenerar el cuerpo, aumentar el coeficiente intelectual, y hasta poderes mágicos para curar cualquier enfermedad.

     En la Biblia encontramos lo siguiente: “Y tomó el becerro que habían hecho, y lo quemó en el fuego, y lo molió hasta reducirlo a polvo, que esparció sobre las aguas, y lo dio a beber a los hijos de Israel.” Éxodo 32:20. 

     Como podemos observar del versículo anterior,Moisés tenía conocimiento de alquimia, quizás aprendido en su estancia en Egipto. Pero, ¿cuál fue la finalidad de darle a beber al pueblo “oro en polvo” o en “estado monoatómico”? Según algunos teólogos, la finalidad de esto era, mejorar la conexión espiritual de un pueblo rebelde. Desintoxicando sus mentes de influencias paganas aprendidas en Egipto. Además de promover la salud física (el pueblo de Israel era un pueblo sano durante estuvo en el desierto comiendo “maná”). Otros opinan que este ritual no fue más que una iniciativa para descalcificar la “glándula pineal”, glándula que es el centro motor de las emociones y donde se da origen a los estados de conciencia. Debemos recordar que esta glándula en forma de piña, produce la serotonina (sustancia neurotransmisora que promueve el estado de alegría, gozo y su deficiencia puede generar estado de ansiedad, tristeza y depresión), y la melatonina (hormona que influye en el sexo y nuestro ciclo biológico de sueño y actividad). 

     ¿Cómo se supo del ORMES en nuestro días? Se supo de manera accidental en 1975 por un granjero de Arizona, quien contrató a científicos para investigar la aparición de un raro fenómeno en sus tierras. Después de algunos estudios y análisis de laboratorios, descubrieron propiedades súper conductoras en un manto blanco que se formaba, al cual lo llamó: “ORMES”.
      
     ¿Cuáles son las propiedades del ORMES y cómo interactúa con nuestro cuerpo? Químicamente, el ORMES contiene metales súper conductores como: oro, platino, iridio, rodeo, níquel, rutenio, paladio, plata, osmio, mercurio, etc. en un estado exótico de la materia, donde los metales no forman ligazón ni cristales, sino que existen como átomos simples y separados. Como nuestro cuerpo está formado por minerales, estos súper conductores activan nuestro sistema eléctrico actuando como catalizadores positivos transformando nuestro cuerpo en alcalino y haciéndonos resonar a frecuencias muy altas. Pero no solo eso, según algunos historiadores, Cleopatra utilizaba el ORMES para mantener su piel bella y lozana. 
    
     ¿Es el ORMES solo útil para el cuerpo humano?- Es útil para todos los seres vivos, incluyendo las plantas. Se ha demostrado que cuando se irrigan las plantas con oro monoatómico, los frutos crecen en mayor proporción, su sabor es más exquisito y su valor nutricional aumenta. Esto debido a que absorben mayor concentración de minerales súper conductores.
     Y te preguntarás: ¿Dónde podemos conseguir “ORMES”? El oro monoatómico está en todas partes del planeta, inclusive nuestro cuerpo lo produce en pequeñas cantidades (Nuestra orina contiene todos estos súper metales), pero el agua de mar contiene todos los minerales súper conductores que una vez precipitados reduciendo la vibración de estos a través de un incremento del pH (cantidad de hidrógeno iónico que existe en una sustancia) a 10.74 (Alto nivel de alcalinidad) obtenemos el reordenamiento orbital para convertir todos los metales contenidos en la misma, a su estado monoatómico. 
      
      Muy recientemente, pequeñas empresas se han dedicado a comercializar ORMES a través del internet. Desde luego que las grandes industrias farmacéuticas no les interesa la exploración o comercialización de este producto porque su negocio de vender medicamentos sufriría un déficit que afectaría sus grandes ganancias a expensas de enfermedades curables. Ni hablar de la élite mundial, ya que el consumo de ORMES a nivel general generaría grandes conflictos de poder y hegemonía. Esto sería como: ¡Un nuevo despertar en la humanidad! Ya que existen teorías que afirman que existe un poder y una fuerza oscura en las altas élites que tratan de evitar que la humanidad pueda desarrollar su máximo potencial; la verdadera evolución hacia una conciencia más elevada. A continuación, algunas de las propiedades que se le atribuyen al ORMES.

·Mejora nuestra actividad neuronal impidiendo Alzheimer, demencia y otras enfermedades mentales 
· Destruye las células causantes de cáncer y refuerza el sistema inmune 
· Corrige errores en el ADN
· Actúa como superconductor a nivel físico haciéndonos más eléctricos
· Emite radiación gama
· Permite la regeneración celular
· Desintoxica la glándula pineal
· Ayuda a la meditación profunda
· Aumenta el nivel de conciencia y espiritualidad
· Ayuda a maximizar el nivel de vibración 
· Regenera el Telómero para evitar la vejez
· Incrementa la longevidad
· Promueve la regeneración de la piel 
· Cura la artritis y el reumatismo
· Restaura muchas conexiones neuronales del cerebro, lo que aumenta la conciencia y la capacidad mental 
· Reactiva el código genético considerado basura
· Sirve como abono para las plantas promoviendo el crecimiento de sus frutos, su sabor y su valor nutricional
    
     Como pudimos observar, la lista de beneficios que se le achacan a este producto, son maravillosos. Dios diseñó nuestro cuerpo puramente eléctrico con todos los minerales de la tierra. También creó las plantas para que el hombre se nutriera y alimentara de ellas. Solo ellas poseen la habilidad de transformar los metales de su estado sólido a líquido. Además creó los mares y océanos (Los océanos contienen alrededor del 96.5% de toda el agua del globo terráqueo) con minerales súper conductores para elevar nuestro potencial energético, físico y espiritual. Por consiguiente, somos seres privilegiados por tener un Dios tan Supremo y tan Grandioso. 

     “¡Y Conocerás la verdad,  y la verdad, te hará libre!” Juan 8:32. Ya conoces una verdad que estuvo oculta por milenios, y que muchos grupos poderosos seguirán tratando de mantener en silencio... ¿Qué harás con esta verdad?

Dios los bendiga rica y abundantemente. 

Frank Zorrilla



viernes, 13 de octubre de 2017

LA IMAGEN Y SEMEJANZA QUE PERDIMOS


Mis queridos hermanos y amigos,

     En el primer libro de las Sagradas Escrituras encontramos un texto que nos provee la respuesta del origen del hombre sobre la Tierra. “Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza;(…)” Génesis 1:26. Si buscamos en el diccionario la definición de “Imagen”, encontraremos que esta palabra significa: La figura y representación visual o mental de alguna cosa o persona.

     Si analizamos el concepto de imagen, esta se puede dividir en dos dominios: El primero, es el dominio inmaterial de las imágenes en nuestra mente; éstas aparecen como visiones, fantasías, imaginaciones, esquemas o modelos. Es decir, son el resultado de las percepciones externas subjetivas experimentadas por un individuo, y que son parte intrínseca de la facultad de la memoria asociativa. 

     El segundo, es el dominio de las imágenes como representación visual: diseño, estructura, escultura, formación física. Estas imágenes son las percibidas por los sentidos en el mundo exterior. Son formas con un alto grado de evocación de lo real; es decir, que son materiales porque existen en el mundo físico de los objetos.

     Tenemos que estar conscientes de que ambos dominios de la imagen están ligados en su origen. No hay imágenes mentales que no tengan algún origen en el mundo de las representaciones y objetos visuales, y viceversa. La imagen visual creada representa a su creador como arte externo, pero con características propias de un producto único. Pero por otro lado, no podemos olvidar que en sentido de carácter, una imagen es la apariencia moral y física que sobre los demás proyecta una persona, y que lo caracteriza como ser individual. Entonces, puede decirse que la imagen, es una figura retórica utilizada para visualizar y denominar a un conjunto de actitudes que poseen las personas; actitudes, que dicho sea de paso, son utilizables para evaluarlas.

     Siguiendo esta línea de análisis, y utilizando la filosofía del  silogismo, profundicemos en el versículo anterior con las siguientes premisas: 1- Dios es perfecto. 2- El hombre fue creado a la imagen de Dios. Luego: “El hombre es perfecto”.  Como podemos notar, esta argumentación tiene una conclusión falsa y, sin embargo, la argumentación como tal está bien hecha, es decir: de las premisas se sigue efectivamente la conclusión, de que “el hombre es perfecto, porque es la imagen de Dios”. Entonces, al mirar el carácter del hombre, y al darnos cuenta de  que “no existe perfección en el hombre”, ¿pondremos en juicio la veracidad de las premisas?
    
     Si al final decidimos confiar en las Sagradas Escrituras y considerar que: fuimos diseño de un Ser perfecto, ¿Por qué entonces, el hombre no refleja la imagen y semejanza de aquel que lo creó? – El hombre, como ser pensante racional tenía el poder de elección, y en su avaricia de querer ser “dios”, eligió desobedecer a quien lo creó. Por consiguiente, la osadía de rebelarse implicó un proceso deductivo de consciencia donde se puso en duda el poder del Altísimo. La rebeldía del hombre ante su Creador desmoronó esa imagen moral, mental y física; por lo tanto, el rebelde adopta una nueva imagen igual a aquel que lo impulsó a desobedecer. Es decir, el hombre al dejarse convencer con verdades a medias, sufre una mutación o transformación de carácter simétrico a aquel que lo instó a abrir sus ojos. Ya la realidad del hombre se convirtió en el destierro forjado creado por su “ego” y emancipado de los designios de su Creador, pero lastimosamente se convierte en una víctima a merced de su conquistador: “El padre de mentira”. “No moriréis; sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abierto vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal”. (Génesis 3:4-5).
     Al desobedecer el hombre las instrucciones  de su Creador, y al desafiar su poder, imitó al ángel caído e inmediatamente adoptó su imagen. Por inferencia, somos imagen de Satanás, y la maldad reina en nuestra mente y nuestro cuerpo. Estamos sujetos a los dos dominios que mencioné al empezar este artículo. La imperfección se apoderó del carácter del hombre, corrompiendo la rueda de la creación y convirtiéndolo en un ser puramente emocional, satisfaciendo así los deseos de la carne ( adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, etc.), y al practicar estas cosas, nos alejamos del carácter de Dios y de sus promesas de redención.
    
     Sin lugar a dudas, Satanás utilizará una y otra vez la artimaña del engaño como herramienta para seducirnos, y cómo imanes de polos opuestos, seremos atraídos magnéticamente  en sus dominios a través de nuestros sentidos corporales. Pareciese como si nunca dejaremos de ser víctimas del Engañador, y como si nunca retornaremos a ser imagen de Dios. Así también lo consideró el Apóstol Pablo: “Más yo soy carnal vendido al pecado”…Miserable de mi ¿quién me librará de este cuerpo de muerte?” (Romanos 7:14, 24).
    
     Dios vio la vergonzosa actitud del hombre al verse persuadido y embaucado; por lo que se compungió su corazón al tener conocimiento de las terribles consecuencias que acarreaba la desobediencia . Más, por el infinito amor a su creación, diseñó un plan de salvación. Así lo expresa a través de uno de sus profetas. “Diles: “Vivo yo”- declara el Señor Dios- que no me complazco en la muerte del impío, sino que cambie su conducta y viva. Vuélvanse, vuélvanse de sus malos caminos. ¿Por qué han de morir, oh casa de Israel?” (Ezequiel 33:11). Por ese gran amor y compasión que tiene por el hombre, envió Dios a su propio hijo a rescatarnos. ¡Jesús es el modelo a seguir!  Él representa la “imagen” que perdió el hombre en el Jardín del Edén. Así lo describe el Apóstol: “Jesús es la “imagen” del Dios invisible, el primogénito de toda creación”. (Colosenses 1:15). 
    
     En resumen, no existe otra forma de reconciliarnos con el Creador, sino no es  adoptando la imagen de Cristo, emulando su carácter y tener su mentalidad. ¿Qué significa tener la mente de Cristo?- La mejor manera de entender, es examinando las actitudes que Jesús asumió́ en la vida, las cuales nos demuestran su mente, su manera de ser y de pensar.
1. Su actitud de confianza en Dios.
2. Su actitud de perdón
3. Su actitud por otras razas
4. Su actitud de servicio   
 
 
Dios los bendiga rica y abundantemente!
 
Frank Zorrilla