Páginas

viernes, 10 de marzo de 2017

UN REMEDIO INFALIBLE AL ALCANCE DE TODOS


Mis queridos amigos y hermanos,

     ¿Quién no ha sido abatido anímicamente por circunstancias adversas durante su estancia en esta Tierra? Definitivamente, todos de una forma u otra hemos sido víctimas de infortunios, vicisitudes e incertidumbres. Ante esas circunstancias desagradables, nos sentimos pusilánimes ante lo que consideramos irremediable, dando lugar al estrés, al desánimo y a trastornos emocionales o enfermedades mentales como: la ansiedad, el pánico y la depresión.

     ¿Sabías que la risa es el “remedio infalible” para subsanar las heridas del alma?- En efecto, según especialistas en las ramas del comportamiento social y enfermedades mentales, como la Psicología y la Psiquiatría: “La risa es la mejor medicina para la buena salud mental”. Así que, ¡una dosis diaria de esta medicina nos ayudaría satisfactoriamente, no sólo en el aspecto mental, pero también en nuestra salud en general como veremos más adelante.

      La risa es un don natural que Dios nos ha dado para sentirnos mejor, pero el problema está  en que a medida que envejecemos sucumbimos antes todos los factores negativos de la vida y se nos olvida reír, sobre todo a carcajadas, cómo lo hacen los niños. Nos hemos convertido en seres apáticos a manifestar sentimiento de felicidad y de alegría. ¡Nos hemos olvidado de reír! pareciese que la risa se está convirtiendo en un arte perdido. Las personas ya no ríen a carcajadas, sino que más bien se quejan en voz alta. 

     Según Diane Roosth, trabajadora social y risoterapeuta certificada: “La risa es distracción ante las preocupaciones de la vida y el estrés”. “Es un ejercicio sin mucho esfuerzo que tiene efectos positivos en nuestro cuerpo, y según los estudios recientes, puede ayudar con las enfermedades del corazón, la diabetes, el cáncer, la depresión y el manejo del estrés”.

     ¿Qué sucede en nuestro cuerpo cuando reímos?- De acuerdo a los expertos, nuestro cuerpo produce endorfinas, la hormona de sentirse bien. “Las endorfinas promueven una sensación general de bienestar, mejoran nuestro estado de ánimo, aumentan nuestra energía y reducen nuestros niveles de estrés”. La evidencia científica también ha encontrado que la risa no sólo aumenta la felicidad y el bienestar, sino que puede provocar cambios físicos saludables en nuestro cuerpo que promueven la buena salud y fortalecen las relaciones. Entre los beneficios para la salud están el incremento de la resistencia al dolor, el fortalecimiento del sistema inmunológico, una mejor la circulación y la reducción del riesgo de ataques cardíacos.

     No en vano, a raíz de estos beneficios, surgió la risoterapia que hoy se practica en centros médicos y, en particular, en los hospitales infantiles, ya que el humor ayuda a curar las enfermedades. Por ello la actuación de payasos en los hospitales de niños.

     En los anales de la historia encontramos que en las civilizaciones antiguas, era muy común el uso de comediantes y bufones cuyo trabajo primordial era hacer reír a los reyes cuando estaban enfermos o tristes. Y, más recientemente, están los estudios del neurólogo estadounidense William Fry quien afirma: “La risa es un verdadero desintoxicante moral capaz de curar o por lo menos atenuar la mayoría de nuestros males. Además, no hay ningún peligro si se supera la dosis”.
    
      Esta realidad sobre el uso de la risa como medio de apaciguar o de minimizar nuestro estado anímico no era ignorado por el pueblo hebreo y así lo demuestran los escritos de Salomón cuando dice: “El corazón alegre es una buena medicina.” (Proverbios 17:22). 
    
     He aquí los beneficios físicos, sociales y de salud mental que ofrece el humor y la risa:

FÍSICOS
· Incrementa las defensas del sistema inmunológico
· Reduce las hormonas del estrés
· Disminuye el dolor y relaja los músculos
· Previene enfermedades del corazón
· Mejora la capacidad de recuperación
 
SOCIALES
· Fortalece las relaciones y crea todo un imán de atracción hacia los demás
· Mejora el trabajo en equipo
· Ayuda a calmar el conflicto
· Promueve la unión del grupo
 
DE SALUD MENTAL
· Impregna alegría y entusiasmo a la vida
· Alivia la ansiedad y el miedo
· Alivia el estrés y mejora el estado de ánimo

    
     Es cierto que muchas veces enfrentaremos crisis muy difíciles donde será casi imposible sonreír, más la solución no radica precisamente en vivir una vida miserable y amargada, pues con esa actitud, empeoraremos la crisis. No obstante, si mantenemos la calma y no perdemos el sentido del humor cuando las cosas se derrumban, confiamos en el Creador y dejamos que su poder comience a obrar, podremos salir victoriosos ante las pruebas más difíciles. “Él llenará tu boca de risas, y tus labios de júbilo” (Job 8:21). Si Job pudo decir eso, ante todos los males que padeció, ¡seguro que nosotros también!

     Entonces si deseas mejorar tu salud, sólo tienes que reír con ganas a cualquier edad, ya sea por una razón o sin ella, estando solo(a) o acompañado(a). Y cuando lo hagas, recuerda que cada vez que sonríes o ríes estás ahorrando tiempo y dinero al no tener que visitar con tanta frecuencia los centros médicos ni a tu doctor de cabecera.

     Por tanto, dejemos de preocuparnos y de tener caras largas, riamos a carcajada más a menudo y así podremos disfrutar de buena salud física, mental, social y sobre todo espiritual. 

 
¡La gracia y las bendiciones de Dios sean contigo!
 
Frank Zorrilla