Páginas

miércoles, 26 de marzo de 2014

EXTRATERRESTRES EN NUESTRO PLANETA


Mis queridos amigos y hermanos,

     En una recién entrevista realizada en el programa: “Rusia Today”  que dirige la periodista, Sophie Shevardnadze un ingeniero, político y actual miembro del Consejo Privado de la Reina por Canadá, salió a relucir un tema que siempre ha sido un enigma para la gran mayoría de los seres humanos que poblamos el planeta Tierra. Para otros, este escabroso tema, sólo representa un acertijo o quizás, inventos de aquellos que consideran que en realidad, ¡no estamos solos en el universo!

     “Todo el cosmos es una unidad y (lo que hacemos) no sólo nos afecta a nosotros sino también a otras personas en el universo”…

    “Los extraterrestres han estado visitando nuestro planeta durante miles de años, y se ha generado mucha más actividad en las últimas décadas, desde que inventamos la bomba atómica. Ellos están muy preocupados por ese hecho y por la posibilidad de que la usemos de nuevo”...

     “Ellos (los extraterrestres) tienen diferentes agendas. Quizá todos los terrícolas deberíamos tener la misma agenda… Casi todos ellos (las 12 distintas especies que nos visitan, de las 80 que existen en el cosmos) son benignos, pero una o dos no lo son, y eso es lo que estoy investigando ahora”.

     Después de leer estas declaraciones, para nosotros los escépticos que no creemos en visitas de otras galaxias, podemos conjeturar de que en realidad, se trata de un gran comediante, de un demente o quizás, de alguien que quiere llamar la atención sobre el fenómeno OVNI (Objeto Volador No Identificado), sobre los avistamientos de algunos testigos oculares y sobre todo, de vida en otros planetas. 

     Pero, esas declaraciones que acaban de leer, no provienen de una persona común y corriente, se trata de Paul Hellyer (Exministro de Defensa de Canadá en el gabinete del primer ministro Pierre Trudeau a mediados de los 60, en plena Guerra Fría). Hoy, sorprende al mundo entregando su testimonio no sólo sobre la existencia de los extraterrestres, de los que afirma haber sido testigo presencial, sino también sobre las oportunidades que nos brindarían de no ser por nuestro comportamiento belicoso.

     Si analizamos las declaraciones del señor Hellyer, y tratamos de buscar elementos bíblicos que puedan corroborar o desestimar su argumento, nos encontraremos con citas muy interesantes que en cierto modo, nos dejaran pensando sobre, qué tan real puede ser la afirmación, de que entre nosotros los terrícolas, existen otros seres con una agenda diferente a la nuestra, e inclusive, podríamos decir, que Hellyer no exageró cuando dijo: “Que estos seres han venido visitando nuestro planeta durante miles de años”. 

     Según nos relata la historia bíblica, el gran enemigo de Dios y de las naciones, Satanás, fue desterrado a la Tierra con sus súbditos (ángeles caídos). “Y fue arrojado el gran dragón, la serpiente antigua que se llama el diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra y sus ángeles fueron arrojados con él”. (Apocalipsis 12:9). Este suceso da paso a una gran lamentación. “¡Ay de la tierra y del mar!, porque el diablo ha descendido a ustedes con gran furor, sabiendo que tiene poco tiempo!”. (Apocalipsis 12:12).
 
     Es indudable que la maldad en el hombre, su comportamiento hostil, beligerante y recalcitrante no se debe a su creación, sino más bien, a la influencia que ejercen ciertos espíritus malignos y la relación directa con la emancipación de sus ideas puesta en acción; resultado de su desarrollo como ente social individual y del libre albedrio. Ya el apóstol Pablo lo había declarado: “Porque nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los poderes de este mundo de tinieblas, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.” (Efesios 6:12).
 
     Como pudimos percatarnos, del versículo anterior, Pablo no hace alusión a seres con apariencia física similares a nosotros, él hace referencia a “poderes espirituales” con capacidad, no sólo de transcender a una dimensión metafísica, sino también, de tener poder para tomar posesión de nuestro cuerpo físico cuando así lo permitimos. Es decir, estos seres que no vemos, pueden transfigurarse en los medios y ejercer una constante presión psicológica en nuestro subconsciente a través de nuestros sentidos, y cuando albergamos, procesamos y accionamos esos estímulos convertidos en pensamiento, nuestro nivel bio-energético se debilita y da lugar a una transformación, a la posesión de nuestro cuerpo y pasando a ser esclavos de espíritus inmundos. Manifestando así, actitudes emocionales de diversas índoles como: agresividad, violencia, vicios y comportamientos hostiles. Ya el sabio Salomón lo había advertido: “Ante todo, cuida tus pensamientos, porque ellos controlan tu vida”. (Proverbios 4:23).
 
     En la Biblia encontramos muchas anécdotas y narraciones sobre la posesión del cuerpo por espíritus demoniacos. Ellos conocían al hijo de Dios y reconocían su majestad al punto de atemorizarse y salir despavoridos fuera del cuerpo que atormentaban. Algunos de esos espíritus eran tan poderosos, que aún los discípulos de Jesús no tenían la capacidad para echarlos fuera sus víctimas. Los discípulos necesitaban la comunión divina y un potencial energético mucho mayor al que tenían para poder combatir la gran diversidad de legiones espirituales que existían en ese entorno.
 
     ¿Acaso el comportamiento agresivo, irracional y barbárico que presenciamos en la gran mayoría de los pobladores de esta Tierra son producto de la influencia de estos seres que algunos llaman: “extraterrestres”?  Existen razones bíblicas para pensar que, en efecto, somos seres emocionalmente falibles; presas fáciles para las maquinaciones de agendas satánicas que comprometen nuestra lealtad con el Creador. Esa influencia existió desde el principio de los tiempos, y en su momento, dio lugar a que Dios quisiese borrar todo lo creado de la faz de la Tierra, más encontró gracia en un sólo hombre.  Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal. Y dijo Jehová: Borraré de la faz de la tierra al hombre que he creado. Mas Noé halló gracia ante los ojos de Jehová”. (Génesis 6:5-8).
 
     Ante todo este escenario de maldad, de violencia y de crímenes de lesa humanidad que manifiesta el hombre, no cabe dudas de que el amor de muchos se ha enfriado, que al alejarnos de Dios, estamos siendo poseídos por “extraterrestres”, no al nivel como lo piensan muchos ingenuos sobre seres de otras galaxias, más por seres espirituales que conforman las legiones demoniacas con el fin de destruir la obra redentora de Jesús.      
 
     Debemos ser cautos y no dejarnos manipular, ni apabullar por los ciclos de los tiempos, las manifestaciones de demonios (extraterrestres) serán cada vez mayores en la medida en que se acerca el gran advenimiento del hijo de Dios en gloria, y el apóstol Pedro nos previene cuando dice: “Sean de espíritu sobrio, estén alerta. Porque vuestro adversario, el diablo, anda al acecho como león rugiente, buscando a quien devorar”. (1Pedro 5:8).Tengamos presente que en cualquier lugar donde estemos, estaremos expuestos a personas endemoniadas o poseídas que reflejarán un carácter belicoso, cruel y sanguinario y vicioso, por lo tanto, no debemos ser participes de sus manifestaciones ponzoñosas, ni dejarnos persuadir a repetir, duplicar o imitar sus ejemplos.
 
     Por último, ¿Saben la razón que tiene Satanás para envestir desenfrenadamente contra los seres humanos?- Porque como lo dice el libro de Apocalipsis: “El sabe que le queda poco tiempo”.
 
La gracia y las bendiciones de Dios sean contigo!
 
Frank Zorrilla