Páginas

martes, 14 de enero de 2014

¿EL LÍQUIDO QUE CAUSARÁ LAS FUTURAS GUERRAS?


Mis queridos amigos y hermanos,

     Existe en este planeta creado por Dios, un elemento o sustancia química cuya estructura molecular consta de la combinación de dos átomos de Hidrógeno y uno de Oxigeno; es decir, esa combinación tiene una proporción 2-1 que en término de nomenclatura química se denomina: H2O. ¿Saben a qué hago referencia? - Sí, tienen razón, me refiero al “agua”, esa sustancia que en estado líquido es un elemento esencial para nuestro organismo y es la principal fuente de vida de este planeta.
     ¿Sabían que nuestro planeta contiene más de mil millones de litros de H2O (agua), pero poca se puede tomar?- Más del 97% del agua en la Tierra es salada. Dos tercios o 0.67 % del agua dulce está retenida en glaciares y capas de hielo polar. Esto deja a los seres vivos con solo un 2.33%, de agua dulce, pero esto no significa que ese porcentaje está disponible para el consumo, ya que la mayor parte está atrapada en el suelo o en acuíferos subterráneos. Por lo tanto, los seres vivos, sólo tenemos una fracción muy mínima para nuestro consumo y disposición.  

     Todos los seres vivos, sin excepción, necesitan de agua para poder vivir; y no obstante, los seres humanos no sólo la utilizan para tomar: casi todo lo que hacemos involucra el agua de alguna manera.

     El hombre, al ser creado con inteligencia, es el mayordomo o administrador de este preciado líquido. “Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y le puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase.” (Génesis 2:15). Como podemos observar del versículo bíblico, esa misión que le otorga Dios al hombre, “ser el mayordomo de la naturaleza”, lo compromete a cuidar de ella, y le da también, la facultad de decidir con los elementos que la forman, por consiguiente, es una responsabilidad que al hombre desobedecer, transgrede los principios divinos, y por ende, traerá consecuencias impredecibles.
     El agua potable, al ser ese elemento tan esencial para la existencia del ser humano, tiende a responsabilizar al hombre para que ésta sea: “fuente de VIDA o fuente de MUERTE”. Esta responsabilidad tiene una connotación muy interesante, ya que se apega a un informe difundido muy recientemente por la Agencia de Inteligencia de los Estados Unidos de América (CIA), en donde establece que: El control del agua potable en el planeta puede ser la fuente principal de futuras guerras por venir.  Esta información fue corroborada por expertos en la materia, quienes vaticinan una escasez del preciado líquido en las próximas décadas, y esta escasez, traerá desequilibrio en algunos países que son de interés a esta nación. Por lo que altos ejecutivos de la CIA (Agencia de Inteligencia Americana) consideran que el agua no es sólo una cuestión de salud pública, ni sólo de desarrollo económico y/o ambiental, sino una cuestión relativa a la paz y a la seguridad, por lo que consideran que el control de la misma, es un asunto de seguridad nacional.
     Un informe del grupo ICA (Comité de Inteligencia para Evaluaciones), grupo que trabaja en coordinación con 16 agencias de inteligencia de los Estados Unidos de América, y que se dedica a la supervisión o monitoreo de la seguridad global del agua, pone en relieve lo crítico y delicado, que es la situación: “Las fuentes naturales del preciado líquido ya no dan abasto. y si el problema del agua no es manejado eficientemente dentro de los próximos años, la cadena alimenticia mundial declinará. La energía disponible para el crecimiento económico de las naciones se reducirá y el riesgo de ciertas enfermedades pandémicas a nivel global aumentará."
     Según estudios, el total del requerimiento global de agua al año es más de cuatro billones de litros, (este análisis está basado en datos no exactos del consumo individual y el agua que se necesita para cultivo). Imaginemos si añadimos: el agua que se utiliza en los lavadores de auto, piscinas, parques de diversiones, y máquinas de lavar ropa. 

      Se calcula que 800 millones de personas en el mundo no tienen acceso a fuentes seguras de agua potable. Y la comunidad científica considera que  esto es debido a los cambios climáticos globales que experimentamos. Lastimosamente, la amenaza de quedarnos sin agua potable va en aumento a medida que pasan los años. Por consiguiente, la concienciación a nivel colectivo e individual sobre, cómo ayudar al medio ambiente, es de extrema urgencia, si no queremos correr un riesgo innecesario; ya que de acuerdo a un estudio internacional, para el año 2,030 el requerimiento de agua potable a nivel mundial aumentará en un 40 % por encima del actual suministro sostenible de este líquido. Por inferencia a ese estudio, ¡si no se activan eficientes manejos de control para mitigar este problema ahora, la disponibilidad de agua dentro de unos años, simplemente no satisfará la demanda global!
 
     En mi libro: “CONOCIENDO A DIOS A TRAVÉS DE LA CIENCIA”, dedico varios capítulos exponiendo éste y otros temas que tratan sobre los recursos naturales. En ellos doy sugerencias y recomendaciones a nivel general para concienciar, tanto a los creyentes del evangelio” (aquellos que están llamados a dar ejemplo de buena mayordomía), como a los no creyentes”; para tomar iniciativas positivas, ya que los cambios climáticos que estamos experimentando y el agotamiento de los recursos esenciales para subsistir, son factores de interés común y nos concierne a todos; no importando el grupo étnico, el estatus social o económico al que pertenezcamos.
     A medida que aumenta la población y la industrialización de los pueblos, los factores ambientales cambiarán paulatinamente y los riesgos serán cada día mayores, por lo que nuestra contribución ante la alarmante contaminación que nos afecta, es sumamente crítica e indispensable. No podemos dejar a los gobiernos la tarea de lidiar con los problemas ambientales. ¡Nosotros como seres conscientes e inteligentes, debemos aportar empezando a cambiar nuestros hábitos y nuestro estilo de vida!
     Terminaré este tema con una vieja y muy conocida locución radial que usualmente se transmitía en mi país natal, con el objetivo de concienciar a la población en general: ¡EL AGUA ES VIDA, NO LA DESPERDICIES!
     ¿Y tú, contribuyes al deterioro o al mejoramiento de los recursos naturales?- Recuerda que, si no eres parte de la solución, te conviertes en parte del problema.
 
La gracia y las bendiciones de Dios sean contigo!
 
Frank Zorrilla