Páginas

lunes, 10 de febrero de 2014

LA PROPORCIONALIDAD DE DIOS FIGURADA EN LAS MATEMÁTICAS.


Mis queridos amigos y hermanos,

     Dios con su vasta sabiduría y omnisciencia, utilizó las matemáticas para darle proporción a su creación; creó la extensión del universo, nuestro planeta y nuestro cuerpo con una proporcionalidad exacta, no dejando nada a la casualidad. Esa proporción exacta es: 1 a 1.618 (1:1.618), la cual se considera sinónimo de: belleza, balance y armonía.

     El hombre, al ser curioso por naturaleza, descubrió que existía una proporción especial que se repetía en todos los elementos que conformaban la naturaleza. Descubrió que esa proporción guardaba ciertas características invariables y  que correspondía a un número en particular; ese número es el “1.618”. 
     En el campo de las matemáticas, 1.618 se representa con la letra griega Φ (phi), y debido a la peculiaridad de sincronía y consistencia, los científicos la han bautizado con diferentes nombres: “Proporción divina”, “Proporción de oro”, resaltando que en efecto, existe una nomenclatura científica que puede asociarse con perfección; ya sea cuando existe de forma natural o cuando se establecen esos parámetros de proporción artificialmente. Ahora bien, ¿Cómo el hombre supo de ésta proporcionalidad? - Ésta fue descubierta por Leonardo Pisano, mejor conocido por: “Leonardo Fibonacci” (1170-1250) matemático italiano, considerado por algunos, como uno de los matemáticos más talentosos de la edad media.
     La capacidad observable del hombre, le permitió descubrir los secretos de la creación, y por consiguiente, trajo perfección a sus creaciones añadiendo esa proporcionalidad especial a sus obras; ya sea: en la arquitectura, la escultura, la pintura; inclusive, en la música. Según los propios científicos, el uso de ésta proporcionalidad añade perfección a todo cuanto se aplique porque, realza el valor estético y produce una armonía que vibra en resonancia concordante con nuestro propio ser.
     Más abajo, expongo algunos datos que ponen de manifiesto la imposibilidad de que, el Universo o todo ser que habita en la Tierra, haya sido producto de una explosión casual o de una transición entre especies de menor grado. ¡Fuimos planificados y creados a la perfección por un Ser perfecto!
  •  El promedio de la suma de la distancia orbital entre los planetas, expresada en relación con el planeta anterior guardan relación de 1:1.618.

  • Las moléculas del ADN miden 34 Angstroms (1 × 10−10 Metros) de largo por 21 Angstroms de ancho por cada ciclo completo de su doble espiral. Ambos números se encuentran en la secuencia de números de Fibonacci y se relacionan con la proporción 1:1.618.

  •  Cada hueso de los dedos tienen una relación de 1:1.618 en longitud del hueso que precede

  •   La distancia que existe entre el codo y la muñeca tiene una proporción 1:1.618, la distancia entre la muñeca y el dedo mayor.

  •  La distancia entre la cabeza y los pies, tiene una proporción 1:1.618 comparada con la distancia entre el ombligo y los pies.

  • La distancia entre el hombro y el dedo mayor de la mano, tiene una proporción 1:1.618 comparada con la distancia ente el codo y el dedo mayor de la mano.

  •  La distancia de los incisivos centrales (dientes centrales) y los incisivos laterales, tienen una proporción 1:1618 comparada con la distancia entre el incisivo lateral.

  • El tamaño de la cabeza de un insecto tiene proporción 1:1.618 con el tórax.



  • La distancia que existe entre los picos cardiovasculares sístoles y diástoles en un una imagen ECG (eco-cardiograma). En donde se puede medir la proporcionalidad de 1:1.618 entre los últimos picos y los primeros dos picos.
 
 
¿Crees que la Biblia es exenta de esa proporción?- ¡Definitivamente, no! En ella encontramos varias medidas que se aproximan a la proporción divina.
·“Y de esta manera la harás: de trescientos codos la longitud del arca, de cincuenta codos su a nchura, y de treinta codos su altura.” (Génesis 6:15). El Arca construida por Noé tenía una proporción 30:5:3 o 1.666 (aproximado a la proporción divina).
· “Harán también un arca de madera de acacia, cuya longitud será de dos codos y medio, su anchura de codo y medio, y su altura de codo y medio.” (Éxodo 25:10). El Arca del tabernáculo fue construida con una proporcionalidad de 2.5 a 1.5 o lo que es igual a 1.666 (aproximado a la proporción divina).
· “Harás el tabernáculo de diez cortinas de lino torcido, azul, púrpura y carmesí; y lo harás con querubines de obra primorosa.” (Génesis 26:1) . Entre los colores azul (primario), púrpura (Secundario) y carmesí existe una proporción exacta de 1:1.618 en la frecuencias y longitudes de ondas.
  • Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es 666.” (Apocalipsis 13:18). El número 666, está relacionado con la Divina proporción o Φ. *Si tomamos la función trigonométrica Seno del ángulo 666, se obtiene: 0.8090169944. Este número representa la mitad de Φ negativo o lo que es lo mismo: La parte contraria a 1.618. Es como si la unidad de la proporción divina se dividiera en dos, representando lo opuesto. Visto de otro punto, es como: “Luz y Oscuridad”, “Dios y Satanás”. Por lo que por inferencia, se puede decir que, si Φ=Armonía y Balance, lo opuesto sería: “Caos y Desorden” o 666.
     La misma comunidad científica descubrió muy recientemente, la reciprocidad que existe entre la música de Mozart y los efectos positivos que producen sus sonatas, tanto en los seres humanos, en los animales y en las plantas; es decir, en todo organismo vivo. Esta reacción se conoce como el “Efecto Mozart”, la cual vincula las frecuencias de las partituras musicales con el estímulo que ellas ejercen cuando son escuchadas por cualquier organismo vivo. Pero, ¿qué tienen de especial las composiciones musicales de Mozart? - Que él supo incorporar la secuencia de Fibonacci o “Divina proporción en todas sus composiciones musicales. De ahí estriba el poder que ejercen sus sonatas en las personas que las escuchan. De acuerdo a expertos, es una música misteriosa que eleva al alma a otras dimensiones.
     Algunos científicos, son escépticos en aceptar tal conclusión, por lo que continúan investigando las causas que producen tales notas. ¿Cuáles son los efectos que producen las composiciones musicales de Mozart? En los seres humanos, promueven la sinapsis o la activación de redes neuronales y por ende, mejora la inteligencia y la capacidad de aprendizaje. Al igual que reduce el nivel de estrés, promueve la fagocitosis para combatir enfermedades infecciosas y beneficia a mantenernos saludables.
 
 
     Se ha demostrado a través de experimentos, que cuando se usa la música de Mozart en las granjas procesadoras de leche, la capacidad de producción aumenta de 28 litros a 35 litros al día en comparación con otras granjas que no utilizan ese método; además de la calidad de la leche, la cual tiene mayor consistencia, es más dulce y exquisita al paladar. Es tanto así, que productores ganaderos desde Israel hasta Inglaterra han comenzado a utilizar música clásica de Mozart en sus granjas para aumentar la producción de leche.
     El mismo “efecto Mozart” es evidente con las plantas cuando éstas se exponen a sus sonatas. En efecto, experimentos realizados en viñedos, han demostrado que los campos que se cultivan utilizando como artificio ambiental, altavoces donde se escucha dichas sonatas, producen mejores uvas, éstas maduran más rápido, producen un área foliar más resistentes a los parásitos y el sabor del vino es más agradable al paladar.
     La explicación biológica a este fenómeno es que, los átomos que componen las moléculas (en este caso, los dos pequeños de Hidrógeno y uno grande de Oxígeno) se pueden ordenar de diferentes maneras: “Armoniosa o Caóticamente”. Si tenemos en cuenta que el 80% de nuestro cuerpo es agua, entenderemos: cómo nuestras emociones, nuestras palabras y hasta la música que escuchamos, influyen en que nuestra realidad sea más o menos armoniosa. Por tanto, podemos decir que, nuestra estructura interna, está reaccionando a todos los estímulos exteriores, reorganizando los átomos de las moléculas.
     ¿Qué podemos decir de nuestra fisionomía o estructura de nuestro rostro y la proporción divina? Según los cirujanos estéticos, la proporción más bella que un rostro puede tener es la “proporción divina” (1:1.618), porque el rostro que guarda tal proporcionalidad, es agradable a la vista y aceptable en todos los medios sociales.
 
     Terminaré este artículo con lo expuesto por Adolf Zeising (Matemático y Físico) en 1854.
     “La proporción divina, es una ley universal la cual contiene el principio fundamental de toda formación que simboliza o representa lo bello y lo estético en los reinos tanto de la naturaleza y del arte, y que impregna como un ideal espiritual supremo, todas las estructuras, formas y proporciones, tanto cósmica como individual, orgánica como inorgánica, acústica como óptica; la cual encuentra su realización completa en la forma humana”.

 
     Analiza concienzudamente lo expuesto en este artículo, y hazte la siguiente pregunta: ¿Es posible que seamos sólo parte de un proceso aleatorio o casual de la naturaleza, y por ende, somos producto de una evolución; o por el contrario, somos la manifestación física de un plan concebido por un Ser perfecto?
Dios los bendiga Rica y abundantemente

 Frank Zorrilla