Páginas

jueves, 31 de octubre de 2013

"UN NUEVO ORDEN" Y LA IMPLANTACIÓN DEL “RFID”


Mis queridos amigos y hermanos,

     Según el relato de Apocalipsis 1:1, Juan, al encontrarse en la isla de Patmos, recibió una revelación de Jesucristo a través de uno de sus ángeles para que él manifestase a los siervos, las cosas que debían suceder pronto o antes de su segunda venida a la Tierra. En la visión, Juan se percata de que existe una distinción o señal muy peculiar que identificará con certeza a las personas. Me refiero a la revelación que se encuentra en  Apocalipsis 13:16-17: "Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente;  y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre." La palabra: “Bestia”, y de acuerdo al libro del profeta Daniel, está metafóricamente relacionada a: “Un gobierno terrenal o quizás, a una potencia mundial” . Recordemos que el libro de Juan, está escrito usando términos simbólicos; términos que el profeta Daniel también usó en su tiempo. Por lo que podemos deducir, que un gobierno terrenal, impondrá a la fuerza un distintivo o marca que usará para identificar a los seres humanos y al mismo tiempo controlar sus actividades.
     ¡Es preocupante saber de que en efecto, la tecnología de nuestros días tiene la capacidad para cumplir al pie de la letra la visión de Juan!  

     Una información filtrada a través de los medios, dio a conocer que la fundación Scinet-Corp, Corporación que produce una serie de productos básicos para situaciones de emergencia a precios extremadamente baratos, inició en el 2011 una campaña de vacunación y distribución de alimentos usando “Certificados digitales” mediante chipless de radio frecuencia (RFID) para la adquisición inmediata de productos de primera necesidad: agua, pan, alimentos deshidratados, medicina, productos lácteos, etc. Los dispositivos fueron y continúan siendo distribuidos en países en desarrollo y regiones del mundo de alto riesgo o lugares que han sido afectados por catástrofes naturales.

     Vivimos en un mundo convulsionado donde el crecimiento poblacional según expertos, es por ahora, incontrolable; y donde la distribución de la riqueza y la erradicación de la pobreza son puras utopías filosóficas que radican en tesis absurdas que sólo son aplicables a una realidad ilusoria. La verdadera realidad es que, grupos élites están preocupados y alarmados por posibles catástrofes de índole pandémica, medio-ambiental y económica, debido al crecimiento poblacional, y ellos quieren erradicar o contrarrestar esa vulnerabilidad haciendo uso del poder y utilizando a la ciencia como aliada. Especialmente, a la “nanotecnología”.


      Ese nuevo sistema será guiado bajo el concepto de: “Un Nuevo Orden”, con leyes distintas y con menos libertades a las que conocemos hoy día, pero para ejecutar ese plan, es necesario crear el ambiente propicio. Es preciso la invención, aunque sea ficticia, de una necesidad. Me refiero a la creación de una situación social que exija medidas drásticas y populares con la intención de ganar la aceptación de la gran mayoría de la población mundial. Una vez dada esa situación, se pone en práctica el principio: “Pareto”, donde si el 80% de la población considera que es aceptable, el 20% restante, se convierten en enemigos del sistema o “renegados sociales indeseables”, a los cuales, se debe perseguir y si es posible, “exterminar”.
 
     ¿Acaso somos tan ingenuos en pensar que estamos distantes de esa realidad tan funesta?- Sólo pensemos por un momento que aunque los dispositivos (RFID) que distribuye Scinet Corp quien tiene asociación con la ONU (Organización de las Naciones Unidas) no contienen un banco de datos, ni tampoco están insertados bajo la piel, son los primeros indicios de que tarde o temprano, requerirán la implantación subcutánea. Ellos están creando la atmosfera o las condiciones mentales óptimas para que nos acostumbremos a esa nueva regulación. La tecnología está tan avanzada, que dispositivo como el de la figura 1, que no tiene capacidad de almacenamiento de datos debido a su tamaño (1mm de diámetro), se utiliza como dispositivo de rastreo, usando tecnología de posición satelital. Es decir, usted puede llevar el dispositivo en su ropa o en el pelo, y usted no se entera de que está siendo rastreado o monitoreado. Además, si no estás enterado, ese dispositivo ya se encuentra en nuestro pasaporte, en nuestro teléfono celular y hasta en nuestros televisores para  monitorear los programas que sintonizamos.
 
     Como bien sabemos, después de los supuestos ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, en NY y Washington DC, las medidas de seguridad se agudizaron a niveles alarmantes; y muchos países desarrollados comenzaron a emitir identificaciones con etiquetas RFID debido al fantasma del “terrorismo”. Muchos grupos defensores de los derechos civiles alzaron su voz de protesta, pero ya sabemos que el Comité del Departamento de Seguridad Nacional consideró como prioridad la integridad de la nación y puso en vigencia el pasaporte electrónico con RFID.
 
      En el 1999, Applied Digital Solutions, desarrolló un nuevo RFID. Este dispositivo tiene una dimensión de 11mm (del tamaño a un grano de arroz) y cuenta con una capacidad de 32 bit de memoria. Es decir, tiene un espacio de memoria de 4,096 Mb. Suficiente espacio para almacenar los datos necesarios para identificar todas las actividades de una persona. Este chip está ensamblado utilizando un cristal especial, el cual  tiene la peculiaridad, que una vez implantado en el espacio del musculo tenar (musculo que se encuentra entre el dedo índice y el pulgar) no se puede extraer sin que se rompa, en otras palabras, está diseñado para que no se extraiga. Al principio, éste artefacto estaba siendo utilizado para rastrear mascotas (perros, gatos, etc.), pero ahora su uso es más generalizado y se considera que existen miles de personas que lo usan por condiciones médicas de perdida de memoria como el “Alzheimer”, al igual que personas que temen ser secuestradas. 
     Las grandes Corporaciones bancarias reportan cada año millones de dólares en perdida. Según ellos, debido a fraudes de tarjetas de crédito, robo de identidad, entre otras cosas. Por tanto, estos empresarios demandarán a las altas autoridades la búsqueda de una solución satisfactoria para acabar con el problema ya que el papel moneda dejará de imprimirse. Por consiguiente, existen indicios fiables para creer que, éste dispositivo (RFID) será el dispositivo que se utilizará por imposición de un "Nuevo Orden". Esto debido a declaraciones de importantes personalidades del ambiente político y del mundo del entretenimiento, quienes consideran de interés general, la implantación de estos dispositivos para fines de identificación y de regulación. Así lo dicta el proyecto de ley sometido en la Cámara del Senado USA en el año 2005 (S1262-Propuesta de ley sobre la salud tecnológica sometida por la ex-Senadora de NY, Hilary Clinton) y las declaraciones del director de la Applied Digital Solution, Scott Silverman, quien expresó: que es probable que muchos millones de personas reciban el microchip en los años por venir.
 
     Ya en México, el Departamento del Fiscal General y todos sus miembros utilizan el microchip desde el 2004 para tener acceso a áreas restringidas de la Fiscalía General de la nación mexicana, al igual que miles se han implantado el chip por razones médicas, y según Applied Digital, ellos están fabricando millones de dispositivos para un futuro contrato con la FDA (Agencia Federal de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos de América). ¡Es solo cuestión de tiempo para que muchas empresas comiencen a implantar el Chip a sus empleados!
 
     Podemos preguntarnos: ¿Es acaso el RFID el sello que vio Juan en esa revelación?- Y si se tratara del mismo sello, ¿permitiremos el implante?-
 
     En honor a la verdad, los avances tecnológicos existen y las ambiciones del hombre por tener un control absoluto nos indican que, en efecto, la implantación del RFID sería la “Señal de la Bestia”.  Ahora bien, en cuanto a permitir el implante de ese dispositivo, los creyentes del evangelio se verán en una encrucijada donde tendrán que elegir: ser leales a la fe que profesan u obedecer las disposiciones del nuevo sistema.
 
     La pregunta es: ¿Según Juan, cuáles serán las consecuencias si aceptamos la implantación que es señal de hombre?- “Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y toma la señal en su frente o en su mano, éste también beberá el vino de la ira de Dios; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles, y del Cordero. Y no tendrán reposo ni de día ni de noche”. (Apocalipsis 14:9-11). Y ¿cuáles serían las posibles consecuencias si nos reusamos a la implantación del RFID?-
 
     Las posibles represalias para aquellos que se nieguen a cumplir la orden de implantar un chip en su mano, son por ahora impredecibles, pero entre ellas estarían: perder el empleo, no poder usar el transporte público, no poder comprar alimentos, no poder asistir a un hospital, no poder usar el sistema bancario, o quizás, y lo más preocupante, sufrir persecución.

     Jesús hablando a los discípulos dijo: “Al final de los tiempos habrá grande aflicción, cual no fue desde el principio del mundo hasta ahora, ni será”. (Mateo 24:21).¿Acaso se refirió a estos tiempos del microchip?  Solo nos cuesta esperar los acontecimientos, y definir si seguimos siendo fieles, manteniendo nuestros valores en quien hemos confiado y perseverar ante tal atribulación o por el contrario, abandonar nuestras creencias y ser parte del dominio del hombre. Dios promete no abandonar a sus hijos, y compensará con grandes bendiciones a aquellos que se mantengan firmes y leales a sus convicciones espirituales. Al final, ¡Usted se verá en la disyuntiva de elejir lo que más le convenga!     



¡La gracia y las bendiciones de Dios sean con ustedes!
 
Frank Zorrilla
 
 











miércoles, 30 de octubre de 2013

EL PODER DE LA PALABRA-"CREAR Y/O DESTRUIR"


Mis queridos hermanos y amigos,

 
     Vivimos en un mundo creado mediante la palabra. Dios habló y dio lugar a la creación de todo cuanto existe en nuestro vasto universo; tanto lo visible, como lo invisible. Fue mediante esta expresión oral que todo empezó a surgir y a tomar forma propia: La luz, la expansión de los cielos, la hierba y los árboles que dan frutas y semillas, los peces y las aves, los animales terrestres según su género y por último, el hombre. Por lo que podemos decir, que este mundo donde vivimos, es un mundo que existe mediante la palabra de Dios; por inferencia, todo está formado por una energía dinámica que vibra, y hace posible la existencia de la vida misma en todas las escalas, ya sea microscópica o macroscópica. Todo cuanto existe en este vasto universo vibra y oscila como producto de la palabra emitida por Dios. “Al principio era la Palabra, y la Palabra era con Dios, y la Palabra era Dios”. (Juan 1:1)

     Dios utilizó la palabra para: Crear y ordenar el universo, instruir al hombre en sus caminos, y luego corregirlo y redargüirlo cuando éste desobedeció sus instrucciones. Entonces podemos decir que, el hombre posee la facultad de escuchar la voz de Dios y entender sus mandatos. “Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. (Hebreos 4:12).

     La comunidad científica ha demostrado que toda comunicación en esta Tierra es sólo posible debido al campo energético que nos cubre, haciendo posible la resonancia entre frecuencias emitidas en la misma. Pero, ese campo energético tan especial, ¿se formó sólo?... Ese campo no varía o fluctúa con el tiempo, es constante. Alguien lo creó y es el producto de la creación de un Ser perfecto.

     Nosotros, al ser la imagen de Dios y poseer la virtud del habla, tenemos la capacidad de crear y/o destruir mediante la palabra usando ese medio energético tan especial. Todo lo que emitimos a través de nuestras cuerdas vocales y tiene efecto sonoro, tiene poder para producir cambios en la materia y por ende cambiar nuestra realidad. La etapa anterior a la palabra es el pensamiento. Allí se origina todo, y es precisamente en esa etapa, cuando debemos elegir las palabras que vamos a emitir; ya sea para comunicarnos con los demás, como para producir los cambios que deseamos en nuestras vidas. Como dice el viejo adagio: “Somos dueños de lo que callamos y esclavos de lo que decimos”. Pero la Biblia nos enseña a través del apóstol Santiago: “Si alguno no ofende en palabra, éste es varón perfecto, que también puede con freno gobernar todo el cuerpo. Así la lengua es un miembro pequeño, y se gloría de grandes cosas. ¡He aquí, un pequeño fuego cuán grande bosque enciende!” (Santiago 3:2-5).

     En cuanto a la comunicación con los demás, el apóstol Pablo aconseja: “Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes.” (Efesios 4:29). Aquí el apóstol Pablo habla de “edificar” y de “gracia”, las cuales son sinónimos de: Construir, alzar, elevar, levantar y de: Afabilidad, simpatía , belleza, donaire, cordialidad, etc. Por consiguiente, al tratar de edificar a nuestros semejantes haciendo uso de la palabra, o al usarla con cordialidad; es decir, en un tono agradable, nos convertimos en potentes transmisores de energía positiva y vibramos armónicamente para producir la unión espiritual que Dios desea que exista entre nosotros, porque nos convertimos en “la unidad”.
 
     Sin embargo, cuando utilizamos el instrumento llamado: “lengua” para hacer lo contrario a lo que dice el apóstol, esparcimos en nuestro alrededor energías caóticas que contaminan, no sólo nuestro cuerpo, más todo el espacio, porque contamina la rueda de la creación; y como fractal, expandimos esas energías en todo el entramado social, produciendo una descarga de animosidad (odio, animadversión , antipatía , tirria, etc.) que corrompe y crea “división” entre los seres creados. Bien lo dice el apóstol Santiago: “Debemos ser sabios y mostrar con buena conversación nuestras obras en mansedumbre de sabiduría, porque no podemos usar la lengua para maldecir a un ser humano que fue hecho a semejanza de Dios.” (Santiago 3-9-13).
 
     *Recordemos que, todo cuanto existe en el universo, está concatenado y forma una red simétrica y homogénea regida y gobernada por una energía invisible que ejerce una fuerza de atracción entre cada partícula del mismo produciendo una cohesión entre las moléculas más elementales de la materia haciendo que los átomos se comporten como ondas o como partículas. “Somos material en forma de energía en un vasto universo que es testigo de nuestra existencia y al usar la palabra como conviene, producimos sinergia entre los seres con la consecuente paz que todos necesitamos.”
 
* Este tema es dilucidado profundamente en mi libro: “CONOCIENDO A DIOS A TRAVÉZ DE LA CIENCIA”.
     En resumen, y como dice el poema: “Las palabras, son tan livianas como el viento, pero tienen un poder tan grande como el universo, que con una palabra se puede vivir y por una palabra se puede morir.” y como paráfrasis, en tiempos antiguos, se anunció el advenimiento del Salvador del mundo y se puso de manifiesto el reino de Dios a través de la Palabra inspirada; palabra que descendía de los atrios celestiales para beneficio del hombre y que todavía está disponible para alumbrar nuestros caminos con destino hacia la eternidad. “Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días, nos ha hablado por el hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo; quien sustenta todas las cosas con la PALABRA DE SU PODER. (Hebreos 1:1-3).
 
     ¡Hoy por hoy, esa misma palabra tiene poder para edificarnos y darnos herencia con todos los santificados!
 
Que Dios los bendiga rica y abundantemente.

 
 Frank Zorrilla